01 octubre 2009

Ya pasó

El Interior Secreto: Ya pasó

Terminaron las obras y todo vuelve a la relativa normalidad. Siendo sincera no ha sido tan horrible, simplemente necesitaba ponerle humor a una situación no deseada.

En el frágil equilibrio de mi ánimo, estos días he sentido que invadían mi espacio, mi refugio, que revolvían mi escasa tranquilidad y ponían todo patas arriba.

Mi casa es mi fuerte, en ella me siento a salvo y en ella me reconozco. Está mi orden, mi calor, mis olores, mis sonidos, se lo que hay y lo que tengo, mi seguridad, mis recuerdos, ...

La almohada que huele a sueños y acoge mi cabeza, el colchón que se adapta a mi cuerpo y me inclina hacia el calor de mi compañero, el sillón en el que me acurruco y me abraza, el cojín que utilizo como hombro en el que apoyarme, la mesa en la que descansa mi portátil y la silla que me soporta cuando me siento a sentir y escribir

Darme un baño y salir con la toalla o sin ella, andar descalza, estirarme, bailar, cantar, llorar, ...

Pero ya pasó. Mañana empezaré a poner cada cosa en su sitio y a quitar el olor ajeno. Mañana volverá a ser mi fuerte.

14 comentarios :

  1. bien que terminó
    bien que volvés a tu vida
    bien que estás cada vez más entera

    bien por tus post que espero no sólo por lo que escribís sino por una especie de empatía transoceánica (se dirá así?)

    a la distancia
    te acompaño

    Beso

    ResponderEliminar
  2. Mi casa es mi fuerte, en ella me siento a salvo y en ella me reconozco. Está mi orden, mi calor, mis olores, mis sonidos, se lo que hay y lo que tengo, mi seguridad, mis recuerdos.

    ¿Y lo de fuera?, los olores, los sonidos, las imágenes, los sentidos, los roces, lo bonito y lo feo, y lo más bonito aún... Durante un tiempo me encerré en mi casa como mi fuerte, todo estaba controlado dentro, fuera era lo desconocido y eso me agobiaba solo de pensarlo, ahora puedo decir que fue un error, un error de los gordos.
    No sé si es tu caso, pero por tus palabras me he visto reflejado, si es así, ¡¡sal!! la calle está deseando conocerte y abrazarte, sino es así, combina, prueba de aquí y de allá para hacer el mejor pastel.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días querida amiga de palabras, lo bueno de las obras es que luego el lugar se ve más luminoso...
    Me encantó la descripción que haces de los objetos de tu vida cotidiana. Al leerte los miré con afecto, como no protestan nos olvidamos que son parte de nuestro bienestar.

    ResponderEliminar
  4. Hola Vir! Si ¡por fin! ahora vuelvo a dedicarme a mi que lo necesito.
    Seguro que se dice así y si no lo inventamos porque es muto.
    Un abrazo enorme y cargado de empatía transoceánica.

    Hola Joseluinik! Por suerte o por desgracia he conseguido sentirme segura aquí, y no ha sido fácil. Se que fuera hay vida y es el siguiente reto. Hasta hace poco ni siquiera me sentía, ahora si, por eso necesito tiempo. No pretendo enclaustrarme de por vida ni mucho menos, de hecho me obligo a salir, pero para sentirme segura fuera aun queda un poquito.
    Un abrazo enorme y positivo.

    Hola Alondra! Esos objetos son importantes para saber donde estoy, son simples pero es su simpleza lo que les hace necesarios.
    Un abrazo enorme y luminoso

    ResponderEliminar
  5. A mi me gusta llegar a ella después de todo un día fuera. Abrir la puerta y escuchar ese silencio que a veces se echa de menos, el aroma del café de la mañana que todavía se mantiene... y mi olor que lo guarda para recordarme que vivo allí.

    ResponderEliminar
  6. Hola Anita! Cuando me he levantado esta mañana ya me sentía más a gusto aunque me quedaba mucho por hacer pero sabía que nadie iba ha romper esa tranquilidad.
    Un abrazo enorme y casero

    ResponderEliminar
  7. Ciertamente, LaMar, nuestra casa somos nosotros mismos, y entiendo que digas que es tu fuerte...

    Gracias a Dios todo pasó... Lo que espero es que no te hayan hecho alguna chapuza.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Onminayas! No, pobres, han sido rápidos y limpios y ha quedado todo bien. Pero por fin he recuperado mi espacio y eso me relaja un poco.
    Un abrazo enorme y tranquilo

    ResponderEliminar
  9. Parece mentira LaMar, como ese tipo de situaciones, que podrían catalogarse de domesticas , trastocan el engranaje de nuestra vida cotidiana. No se si te paso pero es tan rico, cuando todos los extraños se van y recobras tu espacio, es así como que lo aprecias más, y el volver todo a su sitio a pesar de que es el mismo. hay cambios, ahora es más luminoso, es nuestro hogar
    Un beso amiga hermosa

    ResponderEliminar
  10. Hola Bichita! Así ha sido, tal cual lo cuentas, de repente valoras más esa intimidad perdida.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  11. BUeno pues nada renovación ...limpieza...sensación de hogar...

    Eso es bueno...dejate llevar

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Hola Azul! Esa es la sensación de hoy, disfrutando de mi hogar.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  13. De a poco, con tus palabras, haces que me sienta identificada, que vea lo que vos ves, que sienta lo que sentis. Tenes esa maravillosa capacidad de introducirme a tu mundo, eso es genial!
    :)

    ResponderEliminar
  14. Inti viniendo de ti que escribes como los ángeles me siento enormemente halagada mi niña. Muchas gracias.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu secretito

ir arriba