01 marzo 2010

Sin reloj

Sin reloj

Desde hace aproximadamente dos años no llevo reloj.
Coincidió con la recaída de la depresión, no sé porque, pero un día decidí que no quería saber la hora en la que vivía, no quería saber nada del tiempo, total no esperaba nada de él, así es que ¿para qué llevar nada que me lo recordara?

Unos meses antes había estado dando la vara a mi marido y a mi hija con que necesitaba un reloj nuevo (clara insinuación para que me lo regalaran por mi cumpleaños) y no sólo me lo regalaron sino que mis compañeros además me regalaron otro. Y ahí están los dos, guardados y a la espera.

Con mi reincorporación al mundo laboral y a la vida normal he intentado llevar alguno de esos relojes, pero no puedo. Es como si llevara en la muñeca parte de unas esposas, me ata, me incomoda, me siento atrapada, así es que termino quitándomelos y poniéndolos de nuevo en su sitio.

No sé si será la falta de costumbre o que, simplemente, me he habituado a no depender de mirar la hora. Evidentemente cuando suena el despertador sé que hora es, pero ya está, no necesito más.

Sigo sin esperar nada del tiempo porque sé que soy yo la que debo actuar, que depende de mí avanzar o retroceder, porque el tiempo es el mismo e igual para todos.
Yo soy la que debo valorar cada segundo, disfrutar cada minuto, y no puedo hacerlo con el tic-tac marcando el ritmo.

Tras varios días en casa por culpa de una sinusitis que hace que parezca que en mi cabeza hay una estampida de elefantes, esto es lo que he estado pensando hoy. No quiero ser esclava de nada, ni del tiempo ni de mi misma (al fin y al cabo yo soy mi peor enemiga), por eso ¡fuera ataduras! y si las cuerdas vienen en forma de reloj no las necesito.

41 comentarios :

  1. Yo me colecciono relojes, me gustan y realmente necesito llevar un reloj... el único día de la semana que no lo llevo es el día de fiesta y por supuesto durante las vacaciones, tiempo en el que me rijo por:
    si tengo hambre - como
    si tengo sueño - duermo

    lo que he observado es que últimamente los relojes se me paran... creo que necesito vacaciones. Mañana mismo se lo digo a mi jefe... jejejeje.

    ResponderEliminar
  2. Algo parecido me sucede a mi. Llevo largo tiempo sin usar reloj y a veces me pongo uno que me regalaron hace tiempo, uno bueno, uno de eso que cuando te lo ven te dicen "goalaaa, qué peluco más guapo, no?". Bueno, ya tú sabes.

    Pero leyendo lo que has escrito me he dado cuenta que no por eso soy menos esclavo de la hora ya que, en sustitución, veo la hora del móvil, mi actual dueño en ese sentido. Al fin y al cabo creo que siempre me he sentido esclavo de algo que me rodea, ya sea del móvil en alguna época, del ordenador, de mis propios hobbies y obsesiones, de la noche en épocas que prefiero olvidar...

    Creo que mi destino es ser esclavo de algo, de lo que sea, de por vida. No por ello me siento menos libre pero si que me roba algo que tengo muy en mi interior.

    Y después de ésto... Te envío ¡Muchos besos desde la Luna!

    p.d.: Me encanta tu blog y me encanta cómo escribes, y ésto me está provocando una nueva dependencia... Lo dicho, siempre esclavo de algo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Anita. ¡Mi marido también! los tiene en una caja monísima y transparente para que se vean, claro que la mayoría se los he regalado yo :) Yo me rijo por el insomnio y por el hambre, jejeje.
    Yo voto por unas vacaciones para ti muy merecidas, así es que ¡a por el jefe!
    Un abrazo enorme

    Hola Goefry. Voy a confesarte algo, a mi compañeros no hago más que darles la tabarra con la hora, pero para saber cuando me puedo ir del trabajo :)
    ¡Me encanta esta nueva dependencia tuya! Así puedo ver a menudo a mi lunático favorito.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco utilizo reloj desde hace un par de años, pero claro, como dices tú, estamos en un trabajo y nos hace falta llevar un control horario, así que miro el móvil de vez en cuando para saber la hora. Espero que ya estés mejor. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Hola Ligia. ¡Pero solo en el trabajo! Gracias mi niña. Ahora en vez de elefantes, la estampida es de caballos, lo voy llevando :)
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  6. me gustó mucho lo que escribiste...
    a mi me cuesta llevar uno y usao el celular para ver la hora, es decir, no llevo reloj en la muñeca pero dependo del celular...
    dependencia al fin
    espero te hayas recuperado
    un beso grande lamar!

    ResponderEliminar
  7. Me alegro mucho LaMar que no uses reloj, porque te hace sentir más libre,... yo si uso el mio, lo compre hace 5 años son de los que sueñas tener hasta que llego, yo misma me lo compre. Me encanta saber como has crecido en estos dos años, "soy yo la que debo actuar, que depende de mí avanzar o retroceder", adelante mi niña, un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. la verdad ¡TE FELICITO!!!muy bien!!!besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Vir. Al final siempre dependemos de algo ¿no? Yo no me acostumbro a que el móvil tiene reloj ¡ya ves que tontería! jejeje.
    Como le comentaba a Ligia, ahora en vez de elefantes tengo caballos galopando, es más suave pero incomodo. Gracias mi niña.
    Un abrazo enorme

    Hola R.C. ¡Pues eso es lo que me pasó a mi! vi el que me gustaba y conseguí que me lo regalaran :) Pero bueno ahí lo tengo, quizás algún día, ... Gracias mi niña.
    Un abrazo enorme

    Hola Fiaris. Gracias mi niña. la verdad es que si me siento bien :)
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  10. Hola niña...

    Espero que te encuentres mejor. Tengo que darte la razón, atarme las muñecas con relojes no me gusta, me gustan los relojes en las paredes, etc. pero no en las muñecas, ademas si necesitas saber la hora siempre tienes el móvil, jjejej...

    Un abrazote de bellos sueños

    ResponderEliminar
  11. Increíble, pero yo tampoco llevo reloj de pulsera, me libere de el hace muchos años, prácticamente no hace falta con tantas tecnologías que nos rodean, un abrazo LaMar.

    ResponderEliminar
  12. Vaya... es un gran rasgo de independencia y responsabilidad, felicidades. Cuando vives así, lo que importa es lo que haces y no el tiempo que te lleve hacerlo.

    Yo, por desgracia, no puedo vivir sin mi reloj... me siento agobiado cuando no sé la hora. Lo reviso cada 20 ó 30 minutos, a veces cada 3 ó 5 minutos.

    Saludos,
    Desmodius.

    ResponderEliminar
  13. Hola Balovega. Eres de las mías, jejeje. ¿Te puedes creer que nunca me acuerdo de que mi móvil tiene reloj? Absurdo ¿no? Gracias mi niña, voy mejorando.
    Un abrazo enorme

    Hola Psigetdo. Debo ser la única que no ve la hora de las nuevas tecnologías :) Será por que siempre miraba el reloj, no se.
    Un abrazo enorme

    Hola Desmodius. Pues no te agobies tanto mi niño y disfruta de vez en cuando. Si, ya se que con los exámenes y todo lo demás es complicado, pero tienes tiempo para todo, de verdad.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  14. Hola LM,
    En cierta forma todos los seres humanos somos nuestro propio enemigo, uno de los motivos, tal vez sea, el excesivo pensamiento...
    Pero mira, si tu reloj biológico funciona a la perfección, para que quieres un reloj en tu muñeca?
    No existe una reglamentación que diga que laMar deba usar reloj o que cualquiera de nosotros deba usarlo, si te da la gana lo usas, si no te da la gana pues nada....

    Un abrazo fuerte.

    P.D.: Además de ser una atadura, es antiestéticoooooooo!!!!

    ResponderEliminar
  15. Un reloj sólo sirve para marcar el tiempo. Pero nosotros/as a veces necesitamos marcar el nuestro propio.
    Un beso de colores

    ResponderEliminar
  16. Yo tampoco llevo reloj en la muñeca... pero están por todas partes. Ahora mismo veo tres.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  17. Pues yo sin reloj siento que me falta algo, jeejej

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Hace muchos años que ya no lo uso, solo el despertador, carcelero implacable que me obliga a despertarme para ir al trabajo.
    Afuera ataduras, a vivir libre y a disfrutar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Bueno te has liberado de algo, yo no puedo, el reloj forma parte de mi desde los 12 o 13 años, lo utilizo hasta para jugar con él con la cadena mientras hablo con alguien...

    Un año en mi cumple me regalaron tres relojes, mal año fue aquel...un fallecimiento por cada uno de ellos...que extraño...simple y negra casualidad..

    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Hola Sibaris. Mi reloj biológico funciona como funciona ¡cuando le da la gana! De ahí el insomnio. Gracias mi niña.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  21. Hola Lara. Totalmente de acuerdo. ¡Como me gustan tus besos de colores! Iluminan el día :)
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  22. Hola WU. Bienvenido y gracias por tus palabras. ¡Eres de los míos! Pues mira si seré despistada o tan acostumbrada al reloj de muñeca, que no me fijo en los que tengo alrededor ¡un desastre!
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  23. Hola Juanjo. Tu tienes ahora mismo uno maravilloso que es el peque ¡seguro que él es el que impone ahora su horario! :)
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  24. Hola TR. Gracias por pasarte. Se que el momento es difícil, por eso tus palabras de hoy tienen para mi un significado especial ¡gracias!
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  25. Yo soy al revés sin reloj es como ir desnudo, como perdido. Quiero saber la hora qué es exacta, lo que tardo en ir a algún sitio, lo que queda para salir, poder planear cosas con datos tangibles. De nunca he llevado anillos ni pulseras ni ningún clase de ornamento en las manos, pero un reloj y digital siempre va conmigo.

    El tiempo está ahí, no hay que pedirle explicaciones pero tampoco hay que tomarlo como un enemigo, todo pasa y todo llega.

    ResponderEliminar
  26. Está bien la filosofía del no-reloj, a veces el subconsciente nos lleva a eso, a acciones que para otros no tienen sentido o no significa nada... a mi me pasa con la melena, cambia de tamaño, según mi ánimo...

    Que mejores de la sinusitis, besos desde el abismo, Silvia

    ResponderEliminar
  27. Yo soy esclavo de la hora, y no porque necesite vivir de ella, pero me gusta saber la hora.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  28. Hola Azul. Yo juego con la alianza de mi padre que llevo colgada al cuello ¡que casualidad! todos tenemos alguna manía ¿no?
    Sobre tus tres relojes, me has dejado pensativa, es un triste recuerdo, pero la fuerte recaída en la depre coincidió con el regalo de los dos relojes ¿casualidad?
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  29. Hola Joseluinik. Ya sabía de tu "digitalización" jejeje. No, si ni le pido nada, simplemente le ignoro.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  30. Hola Abismo. Pues mira ¡hoy me he cortado el pelo! siempre me han gustado los cambios de imagen, no me asustan, incluso soy capaz de meterle la maquinilla y dejarlo al dos en verano.
    De la sinusitis voy mejor, gracias, mañana vuelvo al mundo laboral ¡por fin!
    Un abrazo enorme

    Hola Jose Jaime. Y es algo normal ¡la rara soy yo! jejeje
    supongo que esta "rebelión" contra el reloj podía haber sido con cualquier otra cosa, no se.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  31. Hola precioso texto,
    pasaba a saludarte y comentarte que mi poema
    “ES LA DICHA” compite en Antología Literaria, si te gusta agradeceré tu voto, solo hay que marcar el circulo en la columna derecha y pinchar vota.
    aquí te dejo el enlace para ver el poema,
    gracias por tu dedicación.
    que tengas una feliz semana.

    http://antologialiterariaactual.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  32. Desde que se me rompió la correilla del mío, voy libre como el viento...ummmm....eso sí, dependiendo del móvil pa saber a qué hora tengo que salir pitando del curroooooo!!!!!!!

    Besitos mi niña.

    ResponderEliminar
  33. Hola RMC. Llegas tarde, jejejeje. Lo vote ayer mismo, pero me doy a dar otra vueltecita ha ver si me deja hacerlo de nuevo.
    Un abrazo enorme

    Hola Loose. Jejejeje ¡como yo! es el único horario que me interesa ¿cuando me voy?
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  34. Pues yo no sé muy bien por qué ni desde cuando, no llevo reloj tampoco. Eso sí, como por trabajo y compromisos tengo que estar pendiente de la hora igualmente, la miro en el ordenador, en el móvil y cosas así. Es verdad que es una esclavitud... y haces bien en evitar la esclavitud de cualquier tipo.
    Yo, lamentándolo mucho, soy esclava de muchas cosas.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  35. Yo también pasé una etapa en la que no quería saber nada de los relojes, ahora la secuela que me ha quedado es que no puedo dormir si oigo un tic tac... Parecerá una tontería pero me parezco al capitán garfio de Peter Pan. En la mesilla solo un reloj digital.

    Besos

    ResponderEliminar
  36. Paso a dejarles mi saludos fraternos de siempre..
    Disculparme por mi ausencia..

    Por razones de viaje no he podido estar en cada unos de sus blog.
    Continuo con mi viaje y pronto espero poder con el ritmo normal para compartir sus escritos..

    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    ResponderEliminar
  37. a mi a veces me dan ganas de machacarlo jajaja...

    BESOS laMar!!!

    Ya te envié la invitación

    ResponderEliminar
  38. Realmente el reloj te ata, a mí me tiene todo el día pendiente de él, creo que voy a seguir tu consejo y quitármelo, ya te diré si me libero.
    Un beso LaMar,

    ResponderEliminar
  39. ¿Cómo se hace para no ser esclavo de uno mismo? Desde niña tienes gravado a fuego normas... reconozco que cuando te liberas de alguna de ellas disfrutas el triunfo y te sientes liviana.
    Mi abuela muy amiga de refranes me dejó uno que no siempre logro practicar: "No des tiempo al tiempo porque el tiempo no da tiempo al tiempo".
    Estos días no estoy en casa y necesito toda mi magia para salir... pero siempre guardo alguna para las amigas, te la envío con la brisa de la mañana.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  40. Hola guelita querida, debe de ser cosa de familia pero yo tampoco puedo llevarlo me estorba para la mayoria de las cosas y aparte de que al igual que tu el tiempo lo rige conforme tenga el despertar diario pero ni lo hecho de menos.

    ResponderEliminar
  41. Perdoname porque se me olvidaron mchisimos besos amorosos llenos de cariño.

    ResponderEliminar