28 febrero 2016

Magia

El Interior Secreto: La magia

Soy la niña que aun se asombra cuando el mago saca un conejo de la chistera, la que ignora sus trucos aunque sabe que los hay.
Soy la inocencia que no quiere desaparecer y no deseo que se vaya.

Paseo por el Mundo de los sueños porque en ellos puedo volar, ser parte de la Mar, sentir la calidez de la arena en la noche y ver la Luna en la mañana.
Estar allí o seguir aquí, cruzarme contigo y sentir tu mirada mientras me alejo.

Sé como llegar al lugar donde viven las ilusiones para ir añadiendo las mías. Ser lo que busco, hallar lo que quiero, vivir lo que deseo, acertar en las respuestas a mis cuando, mis donde y los porqués. Adentrarme en tu corazón y encontrarme.

Mantengo los pies en el suelo sin perder la cordura.

Poseo la capacidad de alterar sueños e ilusiones a mi voluntad y, con ojos abiertos o cerrados, los conjuro con la inocencia de una niña y la madurez alcanzada.
Puedo hacer compatible lo incompatible y disfrutar de su incoherencia, vivir lo inadecuado y encontrarle sentido.

Seguiré ignorando los trucos del prestidigitador y me asombraré cuando convierta su chistera en Magia.

Soy la niña convertida en ilusionista, la inocencia transformada en Magia que no necesita artificios, al fin y al cabo la Magia es eso, Magia.

Seguir leyendo »

15 febrero 2016

Quiero creer que estoy volviendo (Mario Benedetti)


Vuelvo / quiero creer que estoy volviendo
con mi peor y mi mejor historia
conozco este camino de memoria
pero igual me sorprendo.

...

Vuelvo y se distribuyen mi jornada
las manos que recobro y las que dejo
vuelvo a tener un rostro en el espejo
y encuentro mi mirada.

...

Vuelvo de buen talante y buena gana
se fueron las arrugas de mi ceño
por fin puedo creer en lo que sueño
estoy en mi ventana.

...

Vuelvo / quiero creer que estoy volviendo
con mi peor y mi mejor historia
conozco este camino de memoria
pero igual me sorprendo.





Extracto del poema  'Quiero creer que estoy volviendo'  
Autor: Mario Benedetti.
Obra: Geografías (1982-1984)


Volviendo...
Chary
Seguir leyendo »

16 noviembre 2015

Escribiendo sobre la FE

Escribiendo sobre la #FE


El 8 de octubre de 2011 la blogosfera participaba en una maravillosa iniciativa organizada por dos grandes: José Antonio Senovilla y Ángel Cabrera.
El tema era escribir como sentíamos la FE, nuestro punto de vista.

Con los últimos acontecimientos y sintiendo el horror, la rabia y la impotencia, me pareció oportuno recordar como enfoqué mi realidad sobre algo tan delicado.
Tan sólo es un extracto de aquel post que hoy escribiría igual.
Al final añado una reflexión que sinceramente no sé si encaja en la FE.
"No tengo FE en la religión.
Por favor que nadie se sienta ofendido, respeto profundamente las creencias de cada cual, hablo de mí y espero que me entendáis.
Nací en la década de los 60. En aquella España de la dictadura la religión era
sagrada, o eras católico, apostólico y romano o eras rojo, con las terribles consecuencias que ello conllevaba. Así de fácil, se determinaba la ideología política sólo con saber si ibas a misa de domingo o no, y he visto a más de un/a que a la salida de la iglesia sólo les falta patear a quienes piden limosna en la puerta.
En mi casa simplemente no se hablaba ni de religión ni de política, nunca me impusieron ninguna creencia, me dejaron decidir y eso era muy raro en aquella época.
Ahora entramos en mi etapa escolar.
De entre todas las profesoras que tuve a lo largo de mi educación, seglares y religiosas, las mejores fueron sin duda las monjas.
Me enseñaron a pensar y a defender mis posturas y sólo por esto se ganaron mi más profundo respeto.
Gracias a la educación que recibí respeto las creencias de cada uno, políticas y religiosas, siempre y cuando no sean extremistas ¿Cuantas guerras se han iniciado en nombre del Dios de turno?*
Pero si tengo FE, tan grande que la puedo compartir.
Mi FE es el respeto por la ideas y no la imposición de ellas, saber escuchar y debatir, no discutir por las diferencias de opinión.
Tengo FE en las personas, en los errores involuntarios y reconocidos, en las imperfecciones que cada uno poseemos, en la amistad, en las relaciones padres e hijos, en el perdón ante las equivocaciones, en la solidaridad real concienciada e involucrada.
Durante un tiempo tuve FE en la política y los políticos, ahora la he perdido.
Tengo FE en la justicia a pesar de ser lenta, de cometer errores (son humanos) pero es la justicia y si no creyera en ella, poco me quedaría en lo que creer.
Tengo FE en las ONG's, aquellas que demuestran su fiabilidad a través de auditorías internas y externas que sus proyectos son correctos y viables con nuestra colaboración y la implicación de las personas adecuadas para tales proyectos.
Tengo FE en el amor incondicional, en los compromisos adquiridos, en la mirada e ingenuidad de los niños, en la educación familiar, en la maternidad y paternidad consciente y dedicada a los hijos, en los ciclos de la naturaleza y humanos. En ti, él, vosotros, nosotros, ellos y en mi.
Tengo FE en la Vida."
*Dios, Alá, Yavé, Shiva, Visnú,... ¿más?
Sólo son nombres que los hombres les hemos dado, no hay más. La historia ha hecho el resto.

Una historia ancestral escrita por hombres y hombres convertidos en asesinos porque su dios es el verdadero, su historia es divina y les habla de muerte como misión para estar junto a él.
No importa el objetivo, importa el número de muertos y si entre los cadáveres se encuentra algún trozo de ellos con bombas en su cuerpo el triunfo es aun mayor, el suicidio en nombre de Alá o Siria o lo que sea ha causado otra masacre.
Es un Alá infame venerado por extremistas del extremo infierno.
Ese no es Alá.
Los asesinos no tienen religión, creen en matar y quieren víctimas.

No tengo FE en la religión.
Tengo FE en las personas.
Tengo FE en la justicia.
Tengo FE en el amor incondicional, en la mirada e ingenuidad de los niños. En ti, él, vosotros, nosotros, ellos y en mi.
Tengo FE en la Vida.

(Por favor que nadie se sienta ofendido, respeto profundamente las creencias de cada cual, hablo de mí y espero que me entendáis y no me juzguéis.)
Seguir leyendo »

22 junio 2015

El día más feliz de mi Vida

El Interior Secreto: El día más feliz de mi Vida

Aquel día del invierno de 1984 supe que formabas parte de mi y con la felicidad olvidé hasta el intenso y desagradable frío.
Durante 9 meses serías mía sólo mía, después tú decidirías.

La noche del 21 junio me dabas señales de que ya estabas preparada para salir y conocer el Mundo, pero papá y la tata no parecían creernos.
Nos llevaron al hospital convencidos de que era una falsa alarma y volveríamos a casa, pero ya eras una cabezota y sin dar guerra ni dolor por fin te tuve en mis brazos.
Eran las 10'10 h. del día 22 de junio de 1985.


No existen palabras ni sentimiento que se acerque a la maravillosa y dulce sensación de ver a mi bebé, sentir tu piel, oír tu primer llanto,...
Fuiste la única niña y el bebé más grande que nació aquel día.
Eres especial desde el primer momento.

Y empezaste a decidir al tiempo que crecías.
Por ejemplo, cuando te decían algo sobre tus preciosos ojazos tú los cerrabas inmediatamente dando a entender que estabas harta de que siempre te dijeran lo mismo.

Que papá era y es único, insustituible, héroe, consuelo, contador de cuentos, el beso antes de dormir, la mano que agarrabas desde la cuna.
Yo soy feliz con esa unión tan especial, incluso la he fomentado sin que os deis cuenta. Sois la Vida que no pude vivir y empecé a disfrutar con vosotros.

Y llegaron las primeras palabras ¡eras y eres un loro!, tu temperamento y cabezoneria.
A la pregunta de como te llamas tú contestabas 'María', pero todos insistían ¿María qué? y tú soltabas 'María T...... C.....' y se reían mientras tú ponías cara de 'que tontos'

Como llamaras a papá y no te contestara ya te encargabas tú de que te oyera al grito de:
- aaaaaaaaviiiiiiii (Javi)
porque sólo le llamabas así cuando te enfadabas, siempre era papi.

Sin darnos cuenta han pasado 30 años en los que ha habido casi de todo y es que no existe un manual para ayudar a los padres. Pero nada ni nadie puede ayudar a sentir.
Los sentimientos nacen y habitan en el corazón y en el nuestro estás tú abarcando todos.

Cada latido dice tu nombre. Nuestro orgullo eres tú. La Felicidad está en tus ojos. La tranquilidad es tu sonrisa. Decimos Hija y nombramos Amor.

Nuestra Vida se llama María.

Felicidades hija por tus maravillosos 30 años.

Nosotros nos felicitamos por compartirlos contigo.



Papá y mamá

Seguir leyendo »

10 abril 2015

Mi álbum azul

Mi álbum azul

Entre todos los álbumes que muestran la cronología desde mi nacimiento hasta los tres años a través de fotografías hechas y reveladas por mi padre, hay uno que destaca sobre los demás: mi álbum azul.
Está en casa de mi madre, como tiene que ser, también es su historia y todo ello es lo que hace ese álbum tan especial.

Mi álbum es de piel en tono azul claro enmarcado con lineas doradas y tiene la misma edad que yo.
La primera página tiene impreso un reloj en el que dibujaron con bolígrafo azul una manecilla que marca la hora en la que nací, las dos de la madrugada, además de mi nombre y algún dato más. A partir de ahí las páginas están separadas y protegidas con una finísima hoja de papel transparente y empieza mi vida en fotos desde el hospital hasta que el álbum no dio más de sí y tuvieron que empezar otro.

Como las fotos las revelaba mi padre hacía copias para tíos y abuelos. Cuando falleció mi abuela me quedé su colección pero faltaban muchas y es lógico, entre las de mi hermano y las mías debió hacer una selección y se quedó con las que más le gustaban.

Cuando voy a casa de mi madre a veces me gusta coger el álbum y volver a ver esas fotos que conozco casi de memoria, o eso creía. Supongo que al pasar las hojas durante años mis ojos se fijaban inconscientemente en las que yo no tengo.
Pero hace unas semanas viéndolo por enésima vez me quede parada en esta foto, no podía dejar de mirarla y quería saber qué es lo que tanto me llamaba la atención. No recordaba si la había visto pero era imposible que no lo hiciera, pensé que simplemente pasé por ella sólo eso.

Hasta que me di cuenta de lo más importante, es la única fotografía que existe en la que estamos los tres, mi padre, mi madre y yo ¡la única! y eso la convierte en La Foto, la más importante de todas, Mi Foto.

Daba por hecho que todas las fotos las tomó mi padre y me equivoqué, quizás ese sea el motivo de que no la viera en todos estos años.
No sé quien la hizo, lo más importante es que La Foto existe.
Lamento no haberla visto antes pero he encontrado un tesoro, a su lado hay dos más en las que mi padre me tiene en sus brazos y en las que tampoco había reparado.

Disfruto con mi álbum azul en las manos no para ver mis fotos sino porque están hechas por mi padre, ahora las mirare una a una por si guarda algún tesoro más.

Seguir leyendo »

01 marzo 2015

¡Ha venido el Ratoncito Pérez!

¡Ha venido el Ratoncito Pérez!
¡Hola!
¿Sabéis qué? ¡Se me ha caído mi primer diente!
Si si si, el de abajo a la izquierda y no me ha dolido nada de nada.
Ahora tengo un agujero y si soplo se me escapa el aire jejeje.

Tenía que poner el diente debajo de la almohada para que se lo llevara el Ratoncito Pérez y me dejara un regalo, pero me dormí en el salón y no lo hice.
Menos mal que mami se acordó que sino ...
Cuando me desperté lo primero que hice fue levantar mi almohada y ¡había 2 euros y un cochecito de Cars!
Mola ¿a qué si? Con todos los dientes que se me tienen que caer más las muelas ¡me van a tener que comprar otra hucha!
La que tengo ahora es la segunda porque la primera estaba tan llena que no cabían más monedas ni billetes y ¿sabéis qué? pues la llevamos al banco y papi y mami metieron todo mi dinero en una cuenta que había y es sólo mía.
Yo no sabía lo que era eso pero papi y mami me lo explicaron, es como una hucha muy muy grande en la que cabe muchísimo dinero para cuando sea más mayor, aunque ya tengo 6 años.
Así que tengo que llenar un montón de huchas y llevarlas al banco ese, pero con las tatas, los abus, la tita, el tito y los amigos de papi y mami va a ser muy fácil jejeje.

Al Ratoncito Pérez yo le conozco ¡de verdad! en serio, no es mentira.
Fuimos toda mi clase a su casa y conocimos a su familia. Lo que pasa es que sólo puedes verlo allí porque si pones el diente debajo de la almohada y no estás dormido no entra en tu habitación, no se lleva el diente ni te deja un regalo.

Tengo que contaros muchísimas cosas más, que tengo dos tortugas, que voy a natación, que ya juego partidos de fútbol,... pero otro día ¿vale?

¡Hasta luego!

Seguir leyendo »