31 agosto 2010

Una Vespa ... y yo

Una Vespa ... y yo

A los 16 años la revolución de hormonas nos mete en cada follón ... Aunque hay cierta dosis de vergüenza y pudor, hay también mucho de descaro y "valentía".

A esa edad no conocía aun a Javi y salía con un chico apasionado de las motos. Su medio de transporte habitual era una Vespa azul pero en casa tenia otras dos o tres de campo.
Aquella moto me causo más de un disgusto, pero a los 16 años ¡Que importaba! Tener un novio con moto que siempre venia a buscarme donde estuviera y me llevaba de vuelta a casa era genial ¡Y no presumía yo nada de aquello!

El primer disgusto fue a causa de una preciosa falda larga de aquellas tipo indio que se llevaban entonces, se enganchó en el motor y quedó para tirarla. Acababa de comprármela mi madre, yo me empeñe en estrenarla y cuando llegué a casa la bronca fue estupenda.

De aquel chico guardo muy buenos recuerdos, era cariñoso y muy atento pero estaba empeñado en que aprendiera a montar en moto, algo que nunca me había planteado y ni siquiera sabía si me apetecía, pero tanto insistió que al final accedí.

Llegó el día y fuimos a un descampado en el que poder practicar sin "peligro", por supuesto no teníamos casco, en aquellos años aun no era obligatorio.
Ahí estaba yo, sentada en la moto, las manos en el manillar y escuchando atentamente las instrucciones sobre el freno, el embrague, el acelerador y las marchas.

- ¿Lo has entendido? 
- Si (¿Si?)
- ¿Te atreves a intentarlo? 
- Por supuesto
- Pues venga. 

Embrague ¿O era primero el acelerador? ¿Y el freno cual era? ¡No me dio ni tiempo! La Vespa se quedó clavada en la arena y yo salí volando por encima de ella.
Pero no fue eso lo peor ¡No!
Lo peor fue que para evitar hacerme daño en las manos ¡las quité y aterricé en el suelo con la barbilla! Mucho mejor ¡Donde va a parar!
¿Qué por qué hice eso? ¡Y yo que sé! Ya sabéis que soy un caso, que le voy a hacer.

La verdad es que no me pasó nada, sólo una pequeña herida en la barbilla que ha dejado una pequeña cicatriz que apenas se ve y que me recuerda hasta donde se puede llegar en la inconsciencia juvenil. Bueno, también me hace sonreír, para que os voy a engañar, que aquellos años tuvieron muchas cosas buenas y me gusta revivirlas.



34 comentarios :

  1. Mi niña bello recuerdo, vaya que no tuvo consecuencias mayores, seguro la más fuerte fue la reprimenda, como dices la audacia de la adoloncias...Te atrevez? Palabras magicas para intentarlo todo. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Servidor se quedó bajo un coche que afortunadamente frenó a tiempo, mi padre que casualmente contempló el suceso, cortó por lo sano.
    Gracias por compartir el recuerdo

    ResponderEliminar
  3. Hola R.C. Si, es de esos recuerdos agradables y simpaticos. Gracias mi niña ;)
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  4. Hola El PInto. Pues menos mal que frenó! Me encantan las motos pero hay que tenerlas respeto. Gracias guapo ;)
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  5. Hola laMar, que recuerdos, ¿verdad? te lo pasas bien recordándolos. Yo también tuve lo mío a mis 17 años por tirarme de un pretil al agua de cabeza cuando solo había medio metro de agua, me quede totalmente clavado en la arena, toda una odisea. Y todo lo hice por unas chicas que me estaban mirando, eramos unos tontorrones.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Hola Arkaitz. Pues menos mal que no te paso nada ¡que peligro! Si es gratificante recordar algunas cosas. Gracias guapo ;)
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  7. me encantan! aunque son un poco pesadas (sobre todo si perdés el equilibrio)
    sabés que me encanta...que no le temés a arriesgarte
    me encantan estos recuerdos
    está muy lindo el blog, se lee muchísimo mejor a lo ancho
    beso

    ResponderEliminar
  8. Cuanta verdad tiene tu historia, la vida a esa edad es lo máximo, como dice mi hija..
    Y guardar esos momentos como bellos recuerdos, es muy especial. Gracias por compartirla.



    Un abrazo
    Saludos fraternos

    ResponderEliminar
  9. Hola Vir. A mi también me encantan pero me dan respeto jejejeje. Gracias mi niña ;)
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  10. Hola Adolfo. Jejejeje, a esa edad se vive como en una carrera, todo es ya y aquí, se piensa poco. Gracias guapo ;)
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  11. el mío tenía coche y pueblo en las montañas (no era Marco ¿eh?) perop también sintió el gusanillo de enseñarme, y ni corta ni perezosa me lanzé con aquel bólido rojo por la carreterita, todo bien hasta que al cruzar las vías del tren confundí derecha e izquierda y me metí de lleno en el badén.

    (las cicatrices del auto se curaron, pero nunca nunca más me dejó el coche)

    ResponderEliminar
  12. Hola Pilar. Jajajajajaja! Eso también me paso pero ya con Javi, un campo inmenso con una sola piedra ¿Y que hice yo? Pues pasarla por encima jajajajaja. Gracias mi niña ;)
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  13. Cuantas barbaridades de inconsciente juventud hemos cometido...un amigo mío hizo lo mismo que tú...no poner las manos...lo bueno es que fue en bici...cuesta arriba (una cuesta muy pronunciada) y contra un seiscientos que llevaba allí aparcado dos meses (vamos que era ya como parte del paisaje) :-D
    Bsos

    ResponderEliminar
  14. Vaya lujazo, con 16 ya te venía a buscar tu novio en moto.
    Los que no nos motorizamos (vehículo de motor, no moto) hasta pasados los 20 teníamos que recurrir a nuestro encanto personal. Era más laborioso pero sabía que no estaban conmigo por la moto...

    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  15. Me encantan tus post revival. Ainsss pero lo que más me ha gustado es lo guapetona que has salido en la foto con tu vespa... jejeje.
    Besos mil.

    ResponderEliminar
  16. Hola Markos. ¡Que peligro teníamos! jajajajaja. Gracias guapo ;)
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  17. Hola Javier. Mis broncas me costó no te creas, que mi madre no estaba nada de acuerdo, pero ¡ya sabes! La juventud, jajajajaja. Gracias guapo ;)
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  18. Hola Anita. Estoy muy propia ¿verdad? jajajaja. Gracias mi niña ;)
    Un beso enooooooooorme

    ResponderEliminar
  19. No te lo vas a crees laMar, pero yo también me caí a los 16 años de la moto de un novio y también tengo su recuerdo en mi barbilla.

    Lo que pasa que el novio de turno era bastante más macarra y con peor gusto de el tuyo... en vez de una Vespa tenía una Ducati... y además me tiro él por hacer el gamba...el muy hortera.

    Un besazo guapa

    quiereteMUCHO

    ResponderEliminar
  20. Esas son heridas de guerra mujer, además seguro que te dan un punto aventurero, como la cicatriz del latigazo de Indiana Jones je je

    besos

    ResponderEliminar
  21. Pasaba a dejar mis saludos por el día del blog, no podía evitar pasar a dejar mis felicidades. Justo en estos días han coincidido con los de mayor producción laboral cosa que me ha coincidido la mayor parte del tiempo.
    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Jjjejejje!! Pues nosotros tenemos una Vespa, además azul; cuando vengas por aquí, ya sabes...puedes volver a intentarlo... :))Seguro que esta vez lo harías mucho mejor... ;))
    Besinos, mi niña!!!

    ResponderEliminar
  23. Te pasó como a mí. Una vez, frené en la cuneta y hasta ahora. Besos

    ResponderEliminar
  24. Hola QuiereteMucho. ¡Que alegría me da verte! Si es que a esa edad no tenemos conocimiento jajajajaja. Gracias mi niña ;)
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  25. Hola Canoso. Jajajaja! Si ni se me ve jajajaja! Pero yo se que está ahí y me gusta el recuerdo. Gracias mi niño ;)
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  26. Hola Adrián. Aisssssss! Gracias, ¡eres un sol! Aunque con un día de retraso felicidades a ti también. Gracias guapo ;)
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  27. Hola Iruk y cia. Jooooo! Vale, cada vez tengo más ganas de ir jejejeje, y no por la moto que conste. Gracias mi niña ;)
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  28. Hola Macgo. Jajajaja! La verdad es que salvo algún ciclomotor, no he vuelto a intentarlo. Gracias guapo ;)
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  29. ¡Hola laMar! me ha encantado la historia, mi costilla también tenía una Vespa y me estoy riendo pues trajiste algún que otro recuerdo, ¡qué delicia en las curvas!
    Besitos preciosa

    ResponderEliminar
  30. Hola Alondra. jejeje! Si, y eso de abrazarle fuerte por si acaso jejejeje. Gracias mi niña :)
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  31. Bueno, pues aunque en el momento no sería nada divertido, tú lo has hecho parecer así con tu manera de contarlo. Son entrañables esos recuerdos de juventud a veces ¿eh? Aún así, pobrecilla...
    Besos!

    ResponderEliminar
  32. Mi cielo....eres la repepera, jejejje, yo no se ni manejar una biciqueta, si lo hubiera hecho con una vespa, seguro que acabo en el mar...me encantan tus relatos. Perdona por no comentarte antes, pero no estoy bien de la tos, me canso mucho y como me desperte a las 4 de la madrugada, me dieron mi medicación y algo para tomar calentito, aquí estoy con mi niña. Gracias por pasarte por casa a tomar un café conmigo todos los dias, y por los mimitos que me das por las noches antes de dormirme. TQM mi cielo. Uru.

    ResponderEliminar
  33. Hola Sonix. Pues nos reímos un montón jejejeje, no me hice daño ¡soy así de bruta! jejejeje. Gracias preciosa ;)
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  34. Hola Uru. Cariño no tengo nada que perdonarte, no tienes más que una sola obligación ¡cuidarte! Para que nos podamos ver pronto en Madrid jejejeje. TQM
    Un beso enooooooooorme

    ResponderEliminar