10 septiembre 2011

¡Esto es un atraco!

¡Esto es un atraco!

Si hay alguien siempre dispuesta a ayudar, acompañar, decidir, aconsejar, escuchar, coger el toro por los cuernos, etc., esa es mi madre.

Para que os hagáis una idea un día vimos desde la terraza como salía humo de una ventana del bloque de enfrente, incluso vimos las llamas, y mi madre se dio cuenta de que el incendio era en casa de una de sus amigas. Ni corta ni perezosa salió corriendo de casa, bajo los cinco pisos corriendo y al llegar al portal del incendio los bomberos la pararon, pero ella se enfrentó a ellos ¡Porque quería subir a toda costa a casa de su amiga para comprobar que estaba bien! Mi hermano y yo detrás de ella sujetándola e intentando hacerla entender que era una inconsciente y que dejara a los bomberos hacer su trabajo.
Fue solo un susto y no le paso nada a nadie. Cuando mi madre se tranquilizo y se dio cuenta de lo que había estado a punto de hacer ¡Le entró la risa! Ella es así, y nos dijo:
- Menos mal que me habéis parado ¿En que estaría pensando? Si no tengo ni idea de que hacer en estos casos ...

A su hermana mediana, mi madrina, sin embargo, todo le da "repelús" y "asco", más o menos.
Cuando operaron a su hija la mayor de apendicitis fue un poema, había que limpiarle la herida, curarla, ... y ella no era capaz ¡Pero ahí estaba mi madre! Mi pobre prima era una cría y aguantaba como una jabata.

Llegó el día en que le iban a quitar los puntos y, por supuesto, fue mi madre con ellos porque mis tíos no pensaban entrar.
Como la niña se había portado tan bien, quisieron darle un capricho y fueron a merendar a una hamburguesería, no recuerdo si un M o un B, pero eso es lo de menos.
El caso es que al llegar a la puerta del establecimiento mis tíos se quedaron de piedra y no se movieron de allí. Mi madre, corriendo más que andando porque siempre va como si llevara prisa aunque sea para dar un paseo, con la niña de la mano y su habitual despiste continuo hasta la caja para pedir.

Como la señorita no le hacía caso mi madre la encaró.
- ¿Piensa usted atendernos? Porque ya llevamos un rato esperando.

La señorita miraba a mi madre entre incrédula y aterrorizada y haciendo acopio de valor se dirigió a ella.
- Señora ¡es que nos están atracando!

Mi madre se volvió para buscar a su hermana y su cuñado, por supuesto no los vio (aclaración, es miope) Pero si vio a los atracadores y sólo se le ocurrió tirar de la niña hacia una columna y esconderse tras ella.
Cuando los atracadores huyeron se desató la histeria, mis tíos corrieron a por mi madre y su hija, mi madre ejerció de hermana mayor soltando por la boca todo lo que se le ocurría ...

¿Y mi prima? Para ella había sido una aventura que contar a sus hermanas y amigos.

Este ha sido un episodio más de los muchos que quedan por contar sobre mi madre ¡Responsabilidad y despiste a partes iguales!

________________________________________


Esta entrada la vuelvo a publicar para que veáis hasta que punto mi madre es genial, responsable y despistada a partes iguales. Mi madre es muy especial y esto ha dado lugar a multitud de anécdotas como, por ejemplo, esta.

La tristeza y yo seguimos encadenados, por el momento, no vuelvo, lo siento. Necesito paz, tranquilidad y encontrarme a mi misma, además recuperar mis recuerdos agradables siguen siendo mi mejor terapia. La historia es totalmente real, como todas, todo lo que escribo en este mi querido blog es mi autentica vida, sin excesos ni ocultar nada, no tendría sentido porque ese es uno de los motivo por el que lo abrí, otro es compartir todo con vosotros. Os dije que el último post que "republique" sería  el último, pero releyendo cada entrada, prefiero que el humor que reina en mi familia, me haga sonreír con cada anécdota. No se cuando podré volver pero cuando lo haga seré yo, la que conocéis tras dos años juntos, no dejo de trabajar en ello.

13 comentarios :

  1. Buenísimo lo del atraco. Una situación de película. Espero que sigas mejor. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. que grande tu madre, un placer leer estas anécdotas, la verdad es que madre no hay mas que una y si cuando nos vemos o vemos a alguien que queremos en peligro no sabemos como vamos a reaccionar... un besito.

    ResponderEliminar
  3. Pues si, tu madre es genial, cuídala mucho.
    Y sobre tu estado de animo, reconozco que es malo cuando pasas por eso y es difícil decir nada. Solo te diré que si miras mis post, están llenos de ironía y humor, me machaco a mi mismo para que así sea, y sin embargo yo la mayoría de las veces los escribo estando triste. Al terminar uno de ellos reconozco que cambia mi estado de animo.
    Besos laMar

    ResponderEliminar
  4. Uffffff, pienso en esos atracadores, de la que se han librad porque si a tu madre le hubiera dado por atizarles con el bolso, porque mira niña, capaz la creo, seguro se le hubieran quitado las ganas de atracar para siempre.
    Me ha encantado el post.
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  5. Date el tiempo que precises, si este es un lugar precioso es porque ers tú en cada letra.

    Ojo con tu madre !!!

    ResponderEliminar
  6. Las madres son así, jajaja. Bueno algunas, pero existen ese tipo de madre coraje, que da igual lo que se le ponga por delante, siempre sabrá salir del paso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. jajajaja!!!! ya pensaba que tu mami se iba a enfrentar a los atracadores tipo rambo. Una deliciosa historia, me alegro que la recuperaras porque me la había perdido.
    Oyeeeeee!!!!que no merece la pena perder un día con la tristeza: mírate al espejo, eres preciosa por dentro y por fuera, no dejes que te gane la partida...
    Muchos trinos en tu ventana

    ResponderEliminar
  8. Con menosa peripecias de las que protagonizó tu madre se han hecho películas. un placer que las compartas.
    De tal palo, tal astillas.
    Bsos

    ResponderEliminar
  9. Pero mamis de estas ya no se fabrican, no?

    Seguro que estos recuerdos vividos con la mami se harán mucho bien.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Tú sigue poniendo un granito de arena diario, nosotros seguiremos aquí.

    besos

    ResponderEliminar
  11. jajajjajajaj María, eres única relatando y contándonos.
    Muy buena tu madre!!!
    Un abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar
  12. Por el humor ¡¡¡GRACIAS!!!

    ResponderEliminar